La piel en el embarazo

sello-eco

¿Sabías que...?

La fluctuación de las hormonas durante la etapa del embarazo y más concretamente durante el primer trimestre de gestación puede provocar cambios indeseables en la piel de la mujer.

Estas alteraciones pueden ser de diferente índole, desde manchas en la piel, estrías, ronchas y varices, hasta celulitis, picores, o retención de líquidos. Si bien es cierto, que en algunos casos, pueden desaparecer de forma natural después del parto en otras, la piel puede quedar afectada de forma irreversible.

Desde ECOPLATEA, recomendamos a las mamás que realicen un cuidado de la piel más específico y continuado durante su etapa de gestantes con el fin de conseguir evitar o minimizar las posibles secuelas que puedan quedar en la piel.

Y por supuesto recomendamos el uso de productos natural y 100% libres de tóxicos.

Manchas en la Piel

También conocidas como el efecto “máscara del embarazo” o cloasma. Se trata de manchas con tono marrón oscuro, irregulares y difusas que aparecen en la cara por efecto hereditario y hormonal.

Por lo general, su desencadenante suele ser el Sol y suelen aparecer durante la segunda mitad del embarazo, especialmente en las mamás con tez oscura. Las zonas más expuestas al Sol, suelen ser más propensas a este tipo de manchas (nariz, pómulos, frente o barbilla).

Como método de prevención, recomendamos el uso de cremas de protección solar naturales, sin alcohol y libres de tóxicos. En muchas ocasiones, no se pueden prevenir, pero este tipo de cremas solares ayudan a que su efecto no sea tan notorio, reduciendo de forma importante el tono oscuro de las manchas.

Por supuesto, si estas manchas ya han salido, lo recomendable es evitar el Sol en la medida de los posible y utilizar cremas de protección solar total (SPF 50+).

Estrías

Son lesiones de la piel que se producen generalmente en la última etapa del embarazo, coincidiendo con el mayor crecimiento y desarrollo del bebé. Es una de las lesiones más frecuentes que afectan a las mujeres durante el embarazo. Se desarrollan fundamentalmente en los muslos, cara interior del brazo, abdomen, vientre, cadera o senos y son irreversibles por lo que es muy importante su prevención.

La prevención se basa en la HIDRATACIÓN DE LA PIEL, cuanto más elástica este la piel, mayor capacidad de comprimir y expandir sin dejar secuelas. Para ello:

  1. Hidrata tu cuerpo bebiendo 2 litros de agua al día.
  2. Sal a caminar de forma regular, con 20-30 minutos al día bastará para mejorar tu circulación.
  3. Cuida tu alimentación y lleva un seguimiento de tu peso durante el embarazo, es recomendable no exceder del peso recomendado por os médicos.
  4. Utiliza cremas específicas antiestrías o aceites corporales en las zonas más propensas, ayudarán a aumentar la circulación y evitar las estrías. Aplica con un suave masaje, 2 veces al día.

Picores y Ronchas

El estiramiento de la piel que se produce durante la época de gestación puede provocar picores o ronchas por lo general en el vientre, senos, palmas de las manos o plantas de los pies pudiendo derivar en una pequeña comezón.

Estas pequeñas erupciones cutáneas se conocen como pápulas y placas pruriginosas y urticariformes del embarazo, las cuales son inocuas para ti y para el bebé, aunque puede resultar muy incómodo para la mamá, desde ECOPLATEA recomendamos que en este caso visites a tu médico para que te haga la prescripción médica oportuna.

Y por supuesto, si lo que se nota la gestante es un fuerte picor, acudir rápidamente al médico puesto que puede ser causado por un problema hepático.

Higiene diaria

De forma general, desde ECOPLATEA recomendamos el uso de jabones naturales, libres de tóxicos para la higiene personal diaria, evitar los baños calientes y los cambios bruscos de temperatura.

En cuanto a la hidratación de la Piel, utilizar cremas hidratantes corporales específicas para cada tipo de piel por todo el cuerpo, pero especialmente en abdomen, muslos y senos.

Celulitis o piel de naranja

Se manifiesta con la acumulación de grasa en diversas zonas del cuerpo, sobre todo en los glúteos, muslos y piernas durante el embarazo. Para prevenir este efecto podemos seguir los siguientes consejos:

  1. Dieta: aumentar de peso de forma controlada. Además, es conveniente llevar una dieta sana y equilibrada: reducir la sal, no abusar de las comidas excesivamente grasas, ni de los dulces y beber abundante agua.  
  2. Los masajes favorecen la circulación sanguínea, realice movimientos circulares ascendentes empezando por los pies hasta los muslos. Utilice cremas hidratantes o aceites de masaje según su tipo de piel.
  3. El ejercicio es muy recomendable. Camina diariamente entre 15 y 30 minutos.  
  4. No es recomendable permanecer de pie o sentada durante mucho tiempo.
  5. Sustituir la ropa ajustada, por ropa cómoda (prendas amplias y ligeras).  
  6. Para favorecer la circulación es recomendable terminar el baño o ducha con un chorro de agua fría.
  7. No es recomendable el uso de cremas anticelulíticas (consulte con su ginecólogo). 

¡¡RESPETA TU CUERPO, pásate a la higiene personal saludable!!

El equipo de Ecoplatea