Las pieles más sensibles

sello-eco

Esos pequeños bajitos...

Desde que recientemente he experimentado la paternidad, la vida me ha cambiado por completo. Ahora tengo una sensación de felicidad constante que disfruto a cada momento.

Un cúmulo de emociones me inundan y hacen que sea una experiencia inolvidable que no puedo describir con palabras. Instinto de protección,  preocupación porque esté bien, de cuidarle, mimarle,… en definitiva de hacerle feliz.

La preocupación por su bienestar me llevó a investigar en profundidad los productos que utilizamos para cuidar la piel de nuestros hijos y la limpieza de nuestro hogar.

Después de mucho investigar, voy a empezar “la casa por el tejado” y quiero descubrirte en este punto del post cual es la conclusión a la que personalmente he llegado:

“Utilizar productos 100% libres de tóxicos, que además tengan ciertas garantías acreditadas a través de diferentes sellos reconocidos y además te recomiendo que leas la composición (ingredientes) que tiene el producto”, ya sé….en este punto te preguntarás ¿cómo puedo saber que ingredientes evitar en los productos para mi bebé? No te preocupes hemos preparado para ti un listado de ingredientes a evitar.

Te invito a que continúes leyendo nuestro post donde te damos consejos para cuidar la piel de tu bebé.

La piel de los bebés

La piel de los bebés es entre un 40% y un 60% más fina que la de un adulto y por lo tanto, más vulnerable a las condiciones climáticas y más permeable a las sustancias tóxicas de su entorno.

Por ello, es recomendable el uso de champús, geles, cremas hidratantes, aceites de masaje, etc… 100% libres de tóxicos. Pero no solamente hay que tener en cuenta los productos de higiene personal sino que también debemos estar atentos al entorno que nos rodea.

En esta etapa, el sistema inmune de los bebés no está desarrollado y por tanto, su piel es proclive a pérdidas de calor y agua, aspecto especialmente a considerar en bebés recién nacidos y prematuros ya que son más sensibles a agentes infecciosos y parasitarios.

Desde ECOPLATEA recomendamos el uso de productos de limpieza del hogar naturales y 100% libres de tóxicos como fregasuelos, limpiacristales, lavavajillas, multiusos, etc…, de lo contrario estaremos contaminando el entorno de nuestro bebé de sustancias que pueden considerarse tóxicas para nuestra salud.

Puede parecer exagerado, pero si realmente lo analizas, verás que es todo lo contrario. ¿has analizado en alguna ocasión los ingredientes que contienen los productos que utilizamos para nuestros bebés? ¿Has analizado los ingredientes de los productos de limpieza del hogar?

Te invitamos a que leas nuestros apartados “¿Por qué productos naturales?” E “Ingredientes a evitar” donde te informamos

La piel de los bebes en invierno

En esta estación del año, la piel de nuestros bebés debe estar protegida del frío, para ello, desde ECOPLATEA recomendamos:

  1. Evitar los baños con agua demasiado caliente, no por estar en época de frío debemos calentar más el agua. Se recomienda tener una temperatura del agua de entre 30ºC y 32ºC. El baño no debería durar más de 15 minutos y utilizar el codo para medir la temperatura me parece un método tradicional que funciona.
  2. Evitar el uso de esponjas, puesto que podemos eliminar la capa de la grasa de la piel, favoreciendo la pérdida de agua a través de la misma. Para ello utiliza la mano y para verter el agua del bebé si puedes hacer uso de la esponja pero no frotar la piel del bebé.
  3. Utiliza jabones de baño naturales y 100% libres de tóxicos.
  4. Las cremas y lociones hidratantes siguen siendo importantísimas en esta época del año, no por hacer más frío hay que prescindir de esta parte de la higiene personal de nuestros bebés, todo lo contrario. Así que acondiciona la estancia en la que harás el masaje a tú bebé después del baño, poniendo una temperatura agradable similar a la de la estancia donde realizas el baño. Utiliza cremas y lociones hidratantes naturales que te den garantías tanto por sus certificados como por su composición.
  5. Evitar abrigar en exceso al bebé. Esto es complicado porque en invierno que tienes una sensación térmica “heladora”, por lo general tendemos a abrigar a nuestros hijos en exceso, ¡¡ERROR!! Podemos provocar que la diferencia térmica entre el entorno y la piel de nuestro bebé sea muy elevada y comience a sudar, pudiendo desarrollar pequeñas rojeces o granitos en el cuello, piernas o tronco que provocan picores que hacen que el bebé se rasque y se irrite la zona.
  6. Es recomendable el uso de ropa y toallas de algodón, evitando el uso de prendas sintéticas y lanas que puedan provocar dermatitis atópica.

La piel de los bebés en verano

En esta época del año, lo principal es tener una prevención constante hacia los efectos que los rayos solares pueden provocar en nuestros bebés. Para ello, os damos los siguientes consejos.

  1. Utiliza cremas solares con un factor de protección 50 y adecuado para la piel de tu bebé. (protección química y física antes de año
  2. Lleva siempre en el carrito o en el coche un gorrito para evitar la exposición directa a los rayos del Sol.
  3. Si vas a la Playa, el bebé debería de estar bajo la sombrilla. Una opción muy recomendable son los paravientos con protección solar para bebés, de esta forma el bebé está protegido y además tiene su espacio de juego.

¡¡ Pásate a la higiene personal saludable, tu bebé te lo agradecerá!!

El equipo de Ecoplatea