¿Por qué productos naturales?

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y en la mayoría de las ocasiones, también el más olvidado. De todos los productos que entran en contacto con la piel entre un 40% y un 60% de sus ingredientes pasan a nuestro torrente sanguíneo.

Piénsalo bien, ¡¡ entre un 40 y un 60% !! ¿no te parece significativo?. ¿No crees que conociendo esto, deberías prestar especial atención a los productos cosméticos y de higiene personal que utilizáis tú y tu familia día a día?

En nuestro caso, esto fue determinante para pasarnos a la cosmética e higiene personal natural. Cuando nos enteramos de la cantidad de sustancias tóxicas que nuestro cuerpo estaba absorbiendo a través de la piel, cada día, nos concienciamos y nos pusimos manos a la obra…

Ahora sólo consumimos productos que nos ofrezcan garantías de que los ingredientes que utilizan no contienen agentes tóxicos, ni parabenos.

En nuestro día a día utilizamos una cantidad enorme de productos que entran en contacto con nuestra piel, champús, geles de ducha, jabones de manos, pastas dentífricas, cremas hidratantes, tónicos, espumas de afeitado, perfumes, etc… y por lo general no prestamos atención a los ingredientes que llevan.

Al igual que cada vez más nos informamos de los ingredientes que tienen los productos alimenticios que compramos, deberíamos fijarnos también en los ingredientes de los productos de cosmética e higiene personal que utilizamos y con mayor razón sabiendo que nuestra piel absorbe una gran cantidad de dichos ingredientes hacia el interior de nuestro organismo.

Alguien podría decir: “bueno si los productos que compramos están en el mercado será porque han pasado estrictos controles de sanidad y no hay peligro para la salud ”.

Es una reflexión muy razonable, pero lo cierto es que la mayoría de los productos de cosmética e higiene personal tienen productos altamente tóxicos y derivados del petróleo, si bien es cierto que las dosis (% de este tipo de ingredientes en el producto) es muy bajo, pero también es cierto que esto es acumulativo, es decir:

Que nuestro cuerpo absorba pequeñas dosis de ingredientes tóxicos todos los días supone a lo largo del tiempo dosis muy elevadas y perjudiciales para nuestro organismo”.

La piel es la barrera de protección de nuestro organismo frente a los agentes externos, es por ello que un cuidado adecuado de la misma es fundamental para asegurarnos que dicha barrera está siendo efectiva.

La sociedad evoluciona a marchas forzadas, a toda velocidad y dicha evolución provoca cambios significativos en nuestro entorno, empezando por el cambio climático y sus consecuencias, generando altos niveles de polución, etc… provocando cada vez más alergias, picores, quemaduras, manchas y diversas enfermedades de nuestra dermis, algunas de ellas graves.

El uso de productos para la piel de origen natural es clave para prevenir este tipo de afecciones dermatológicas porque nutren nuestra piel de forma natural permitiendo que ésta pueda hacer sus funciones de forma óptima.

  • Protección: la piel protege el interior del cuerpo de las influencias externas.
  • Regulación térmica: los vasos sanguíneos de la piel se estrechan o ensanchan para regular la temperatura corporal. El sudor también es una reacción fisiológica de la piel que ayuda a controlar la temperatura corporal.
  • Recursos hídricos: la piel protege al cuerpo de la pérdida excesiva de líquidos, al tiempo que permite la pérdida de líquidos específicos (con drenaje de ciertos fluidos y sales).
  • Sentidos: la percepción del calor o del frío, el tacto y el dolor se hace a través de la piel.
  • Sistema inmunológico: la piel contiene muchas células del sistema inmunológico, como los mastocitos, las células de Langerhans y las células T.
  • Intercambio de información mediante señales del cuerpo: la expresión de una reacción emocional puede ser rubor o palidez. Estas reacciones se producen a partir del ensanchamiento o estrechamiento de los vasos sanguíneos de la piel que se produce principalmente en el área de la cara, cuello y escote.

Los productos de cosmética natural libres de tóxicos contribuyen a un cuidado de la piel, basado en el respeto con el medio ambiente y en el respeto a uno mismo, porque contienen ingredientes naturales que ayudan a que la piel se encuentre siempre a pleno rendimiento para poder desarrollar todas sus funciones de la mejor manera posible.

¡¡ RESPETA TU CUERPO, pásate a los productos naturales y saludables !!

El equipo de ECOPLATEA